martes, 6 de junio de 2017

Eco y Narciso. Metamorphosis. Ovidio.


Eco y Narciso. Metamorphosis. Ovidio.
Eco y Narciso fueron una pareja imposible y desgraciada. Eco, ninfa del bosque, fue testigo y facilitadora de las infidelidades de Zeus a su esposa Hera. A raíz de esto, Hera la condenó a no poder hablar salvo para repetir las últimas palabras que le dirigían a ella. El eco por todos conocido. Narciso en cambio tenía el don de la eternidad, nunca moriría, si no se conocía a sí mismo. O sea, si no conocía su aspecto, que era por otra parte de una gran belleza.
Eco se enamoró perdidamente de Narciso y éste la rechazó, la ignoró y la repudió. Eco se hundió en la desesperación, vagó por el bosque desconsolada y se consumió quedando de ella solamente el eco que repite nuestras palabras, y ello ocurre donde el espíritu de Eco anda vagando.
Narciso también murió consumido por el hambre, al acercarse a saciar la sed a un manantial y ver su imagen por primera vez. Un amor apasionado por él mismo surgió incontrolable y fue así que quedó viéndose en el reflejo del agua hasta morir.
El pez que protagoniza el rostro de Narciso es una licencia poética del dibujante.

Dibujo: Alfredo Benavidez Bedoya.

martes, 30 de mayo de 2017

Leda y el cisne.


Metamorphosis. Ovidio. Leda y el cisne.
Enamorado Zeus de la hermosa Leda, esposa de Tíndaro, Rey de Esparta; se presentó ante ella en la forma de un bello cisne y la sedujo cuando ella se bañaba en el río Eurotas. Como Leda acababa de hacer el amor con su esposo y tanto uno como el otro la fecundaron, de estas uniones carnales nacieron cuatro hijos: Helena y Pólux, hijos de Zeus y por lo tanto inmortales y Clitemnestra y Pólux mortales al ser hijos del esposo Tíndaro. 
Algunas versiones agregan que el parto no fue normal, pues Leda puso dos huevos enormes conteniendo mellizos mortales y mellizos inmortales. Todos tuvieron vidas extraordinarias, como extraordinarios fueron sus concepciones y nacimientos.
Autor: Alfredo Benavidez Bedoya. Boceto para grabado. Lápiz sobre papel Schoeller Durex.

Ío y la bruma divina.


Según la tradición más aceptada, Ío era hija del Rey de Argos y habiéndose enamorado Zeus de ella, la sedujo tomando la forma de una repentina bruma. Su esposa Hera, al ver una zona de Argos oscurecida, sospechó de su marido y se acercó. Al ver venir a su mujer, Zeus transformó en vaca a su amante Ío. A partir de ese momento la pobre doncella transformada en vaca, sufrió todo tipo de extraordinarios contratiempos. Hasta que según otras versiones Zeus la volvió a su forma original en Egipto, donde tuvo un hijo con él, el cual llegó a ser heredero del trono del país del Nilo.

Autor del dibujo: Alfredo Benavidez Bedoya.

lunes, 22 de mayo de 2017

El rapto de Europa


El rapto de Europa. La Metamorphosis. Ovidio.
Enamorado Zeus de una bella mujer llamada Europa se transformó en toro blanco y se entremezcló entre el ganado del padre de Europa. Ésta, sorprendida por lo manso del toro lo acarició por los costados y se subió en él. Esta confianza fue aprovechada por Zeus, y al galope la llevó al mar y por él hasta la isla de Creta. De esta unión nacieron tres hijos y la historia está emparentada con el toro sagrado, con el Minotauro y la tauromaquia.

Autor: Alfredo Benavidez Bedoya. Boceto para grabado. Lápiz sobre papel Schoeller Durex.

miércoles, 17 de mayo de 2017

Dánae y la lluvia de oro.


Metamorphosis. Ovidio. Boceto para grabado.
El Rey de Argos al no tener descendientes varones y a la bella Dánae por hija única, fue advertido en un oráculo que un hijo de ella lo mataría para quedarse con el trono de la ciudad. Convencido de esto y desesperado, encerró a Dánae en una torre para que nadie se acercara a ella.
Zeus, conociendo el hecho y enamorado de la joven se convirtió en lluvia de oro y la sedujo en la torre, de esa unión nació Perseo, quién entre otras proezas mataría a la Gorgona.

Autor: Alfredo Benavidez Bedoya.

miércoles, 29 de marzo de 2017

Los planos delirantes. El Rey, la Reina y la Bruja fumando marihuana.


Los planos delirantes. El Rey, la Reina y la Bruja fumando marihuana.
Planos olvidados y ya muertos que vuelven a estar habitados por seres inesperados.
Planos del ferrocarril del estado holandés, planos de puentes, diques, esclusas, pilares, canales, obras hidráulicas y otros trabajos públicos realizados en Holanda en la década de 1860. Trabajos públicos editados con planos detallados en 1874 en Paris: “Notices sur les Travaux Publics en Hollande” par M. PH.
Croizette Desnoyers. Dunod Editeur. Librarie des corps des ponts et chausses et des mines.
Dibujo: Alfredo Benavidez Bedoya. 2017.

jueves, 23 de marzo de 2017

Toninas overas en el sueño de Aurelio.


Toninas overas en el sueño de Aurelio. Dibujos a la Carta. Dibujo al grafito sobre Carta Náutica. Edición de 1927, última corrección. Cartógrafo: D. Pereyra.
Orelie Antoine de Tounens. Aurelio para los amigos, fue un procurador francés del Perigueux provincial, que desembarcó en Valparaíso ya masón y con apoyo de las logias viajó al sur de Chile y luego de varias vicisitudes se hizo coronar Rey de la Araucanía y la Patagonia, en momentos en que la nación araucana estaba reconocida como independiente por España mientras ésta preparaba la invasión. Fue usado por los mapuches hábilmente para introducir otra nación europea en el damero latinoamericano. Lo eligieron Rey 3.000 delegados en 1860 en una Asamblea Nacional Mapuche.
El 20 de noviembre de 1860 anexó toda la Patagonia argentina desde el Río Negro hasta el Estrecho de Magallanes. Después todo salió más o menos, después mal y peor al final, fue capturado por los chilenos, diagnosticado como loco y enviado a un hospicio. El Cónsul francés, que pensaba lo mismo lo pudo sacar del loquero y enviarlo a Francia donde estuvo varios años. Consiguió recursos y volvió a su reino patagónico donde ya los mapuches eran arrinconados por el ejército chileno. El gobierno le puso precio a su cabeza y escapó a Buenos Aires. Posteriormente volvió dos veces más pero no pasó de la Argentina siendo obligado a volver a Francia.
Instaló su Corte Real en su apartamento parisino otorgando títulos nobiliarios ridículos y acuñando monedas que hoy valen 3.000 dólares americanos. A su muerte lo sucedieron otros reyes que siguieron aumentando la Corte y aún hoy existe un Rey de la Araucanía y la Patagonia con una aristocracia francesa con supuestos súbditos mapuches. Se ha filmado un film: “La película del Rey” y todo merecería ser una pieza literaria patafísica como el Ubú Rey de Alfred Jarry.
Medidas: 34 cm x 30 cm. Autor: Alfredo Benavidez Bedoya. 2017.

Reseña y Dibujo: Alfredo Benavidez Bedoya.